Skip to content

LA DEFENSA DEL SECTOR PUBLICO, UNA LUCHA PRIORITARIA

13 mayo 2009

mani defensa sector publicoEs tristemente habitual que, en las conversaciones cotidianas, que tenemos o presenciamos, entre trabajadores y trabajadoras en bares, salas de espera, parques, paradas del autobús, etc., sea, el ataque al sector público, uno de los temas principales (que desgraciadamente se hace sitio entre los toscos comentarios xenófobos o sexistas y el que ocupa el futbol o la “tele”).

 

Esta extendida opinión, no sólo no responde a intereses objetivos de clase sino que es un ataque directo a los mismos y caldo de cultivo ideal para la asunción pacífica de las políticas privatizadoras del PSOE o el PP.

 

Las embestidas más dañinas que está recibiendo el sector público y concretamente los servicios públicos gestionados directamente, las dirigen los propios gobiernos a los que se les encomienda su gestión y protección, cruel ironía del capitalismo más voraz. Sus formas son variadas. La actual crisis del sistema capitalista lejos de servir para que se cuestione el propio sistema, está sirviendo de escusa para que se recorten aun más los escasos recursos humanos y de medios con que cuentan los servicios públicos.

 

En muchas ocasiones el interés público, que debe ser guía de toda gestión pública, se pierde entre otros variados intereses y una pésima gestión política y económica. Al asociarse: mala gestión con sector público, la tendencia es que se llegue a la incorrecta asociación de buena gestión con sector privado, en lugar de la correcta de sector privado con beneficio privado y explotación.

 

Otra forma de engordar al sector privado es no dando satisfacción, desde el sector público, a necesidades básicas de la ciudadanía, a la que no le queda otra opción que recurrir a la oferta privada. Buenos ejemplos de esto son los sectores de la atención a la infancia, a las personas mayores o a las que necesitan de la ayuda de otros.

Además de reconocer su incapacidad para la gestión de lo público, los gobiernos, cuando deciden “externalizar” (privatizar) o concertar la gestión de algún servicio público, también introducen un nuevo y distorsionador elemento en ese servicio, que es el beneficio privado y que suele venir acompañado de explotación a trabajadores y trabajadoras y, a medio y largo plazo, de pérdida de calidad.

 

La actuación más brutal y directa es la propia privatización que han sufrido sectores tan trascendentales como la banca pública, el transporte, las telecomunicaciones, la energía, etc.

 

El sector público y su gestión directa son imprescindibles para garantizar los derechos básicos de la ciudadanía, además de ser un elemento redistribuidor de rentas e imagen de un modelo político verdaderamente de izquierdas.

 

La defensa del sector público debe ser un objetivo principal de la lucha política de la izquierda y nos obliga a dotarnos de políticas concretas que deben desarrollarse en distintas formas y ámbitos. Esta lucha es imprescindible compartirla con los más amplios sectores de trabajadores y trabajadoras y ciudadanos/as en general, por lo que hay que impulsarla en y con asociaciones sociales (vecinos/as, jóvenes, mujeres, etc), asociaciones de usuarios y usuarias y otras formaciones políticas coincidentes en este objetivo, entre las que no se encuentra, hoy por hoy, el PSOE.

 

En ese frente de defensa del sector público deben integrarse los propios trabajadores y trabajadoras del sector y los sindicatos de clase, con los que debemos de trabajar en la elaboración de propuestas y alternativas.

La tarea de informar y concienciar a la población se hace prioritaria, tenemos que combatir, en desigual duelo, los mensajes que se difunden desde la mayoría de los medios de comunicación que deterioran la imagen del sector público y justifican su privatización.

 

La presencia en las instituciones debe servir para presentar propuestas encaminadas a la defensa del sector público que vayan desde la garantía de su financiación (presupuestos suficientes y políticas tributarias adecuadas), hasta una eficaz gestión de los mismos con participación de usuarios y usuarias.

 

La lucha por la defensa del sector y de los servicios públicos debe complementarse con, cada vez más contundentes protestas en la calle, de esto están dando buen ejemplo los estudiantes “antibolonia”, a pesar del intento de criminalizar y silenciar su protesta. Esta y otras luchas deben animarnos a incrementar los niveles de las protestas como se incrementan los ataques a lo público.

 

Mauricio.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: