Skip to content

DE RIOTINTO A LAS ATC: UN CAMINO DE LUCHA Y RESISTENCIA

6 febrero 2010


Hoy podemos echando la vista atrás y recordando los sucesos del conocido como “el año de los tiros”, podemos ver que de poco ha servido el paso de estos 122 años. Un 4 de febrero de 1888, la población onubense de Riotinto protagonizo, posiblemente, una de las primeras manifestaciones ecologistas conocidas contra la compañía inglesa que explotaba, las minas y a sus trabajadores. Las conocidas como “teleras” producían nubes de acido sulfúrico que arruinaban cosechas, diezmaba el ganado y afectaba la salud. La manifestación fue reprimida, igual que hoy en día, por dos compañías del Regimiento Soria del general Pavía, regimiento conocido por sofocar sangrientamente los movimientos obreros y campesinos, y que dejaron más de 100 muertos. El imperialismo inglés, dominante en la época, tapó bajo su oscura capa, los hechos para que, ni gobiernos ni el resto del país, los conociera.

Riotinto era y es una comarca pequeña con pocas opciones de trabajo y prosperidad distintas de la minería. Pero estas necesidades no conllevan que se agache la cabeza y se acepte todo solo por recibir el vil metal. Recibir o mantener un puesto de trabajo, no implica aceptar la destrucción del medio que nos rodea ni soportar una insalubridad, fácilmente evitable, solo para aumentar las ganancias empresariales de unos pocos. Pedir Dignidad en la vida e incluso en el trabajo no es ningún delito, ni debe ser moneda de cambio para vivir con dignamente. Esto entendieron las gentes de Riotinto hace 122 años, cuando las condiciones de vida eran realmente duras y la represión que se ejercía sobre los movimientos obreros que pedían mejoras era brutal, encontrando en su unión ante el problema la fuerza para luchar contra semejante atrocidad y terminar con las “teleras”.

Desde esta primera vez hasta hoy son innumerables las manifestaciones y grupos ecologistas que luchan porque el sostenimiento del medio ambiente sea posible, unas veces con mejor suerte que otras, y que la sociedad civil ponga por encima del dinero el tener un ambiente y un lugar limpio donde vivir. Una de esas batallas ganadas, es la conseguida por los ciudadanos de la pedanía de La Rinconada (Toledo), que, al igual que en Riotinto hace 122 años, han llevado a cabo una lucha y una resistencia para defender la dignidad de vivir tranquilo en su pedanía, sabiendo anteponer la calidad de vida a las ganancias de una empresa. Casi dos años de lucha y resistencia contra la empresa, las instituciones que nos mal representan e incluso contra algunos de sus propios paisanos que no entendían como se oponían al posible progreso del pueblo. El progreso no está reñido con la calidad de vida si se sabe medir y debería estar más reñido con la voracidad capitalista de conseguir más incluso pasando por encima de la voluntad de la gente. Si hay solución, solo la mala voluntad o la soberbia de pensarse superior sostienen esta situación.

Y ahora, en tiempos de crisis, nos lanzan el filete de la ATC. Un filete radioactivo que promete empleo y dinero para ¿el pueblo?, no, como casi siempre será solo para unos pocos. Eso si mientras la empresa privada, único beneficiario de la gestión de las centrales nucleares, la gestión de residuos es publica, con el único beneficio de convertir en terreno yermo allí donde se almacenen. Los intereses de unos pocos prevalecen sobre los de todos. Si vamos a la raíz del problema, cerrando las centrales nucleares pondremos límite a la producción de estos residuos, teniendo que afrontar, solamente, la gestión de los residuos ya producidos haciéndolo “en el lugar donde se hayan producido, en superficie y en contenedores en seco y de una forma accesible, vigilada y recuperable.”(mundosolidario.org y Greenpeace.es) y aún así no existe ninguna solución segura y que no contamine. El coste de la irresponsabilidad de la energía nuclear debería asumirlo las compañías eléctricas propietarias de las centrales, y no, como siempre, el resto de la ciudadanía. Al mismo tiempo se debería hacer una apuesta real y segura por un sistema energético más limpio y renovable, impidiendo al mismo tiempo el mercadeo y la especulación con el mismo, para no acabar pervirtiendo algo que nos incumbe a todos.

Desde estas líneas os conminamos a informaros y no caer en la mentira capitalista que os cambia calidad de vida por simple dinero, a apoyar las iniciativas, tanto locales, regionales e incluso nacionales, para no convertir ningún lugar en un vertedero por cientos de años.

Imitando a los ciudadanos de Riotinto, de La Rinconada, los indígenas contrarios a la deforestación del Amazonas, al presidente de Greenpeace y dos de sus compañeros al poner al descubierto la farsa de Copenhague y muchos otros, usando la unión como fuerza enfrentarnos a los que quieren destruir nuestro entorno para satisfacer sus ansias de dinero y lujo.

Mario Sánchez Justo
Militante PCE La Puebla de Montalban

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: