Skip to content

MIGUEL HERNÁNDEZ : UN POETA REVOLUCIONARIO

6 marzo 2010

HISTORIA CONOCIDA

Es una historia conocida, amigos,

Todos la recordamos,

-viento del pueblo se perdió en el

pueblo-

pero no ha terminado.

Hace tiempo hubo un hombre entre

Nosotros,

Alegre, iluminado,

Que amó y vivió, cantaba hasta en la

Muerte,

Libre como los pájaros.

¡Que bonito sería! Nace, escribe,

muere desamparado.

Se estudian sus poemas, se le cita,

Y a otra cosa, muchachos.

Pero su nombre continua, sigue,

Como vosotros, esperando

El día que este asunto , y otros

Se de por terminado.

¡Que bonito seria! Nace, escribe,

muere desamparado.

José Agustín Goytisolo

Con este lenguaje críptico, recurso utilizado por todos los escritores que abordaban temas prohibidos por la censura bajo la dictadura franquista, el poeta José Agustín Goytisolo, abordaba así la figura de Miguel Hernández.

Nacido este el 10 de octubre de 1910 en Orihuela (Alicante), en el seno de una familia humilde dedicada a la crianza de ovejas y cabras, él mismo será pastor desde temprana edad.

A pesar de todas las dificultades ( entre ellas la hostilidad paterna a us deseo de estudiar, por lo precario de la economía domestica), puede asistir a la escuela hasta los catorce años.

De formación autodidacta, lee todo aquello que cae en sus manos y comienza a escribir versos a los dieciséis años.

Tras un fracasado intento de abrirse hueco en el mundo literario de Madrid, durante su primer viaje a esta ciudad en 1931, regresa a Orihuela donde escribe su primer libro, Perito en luna, que se publica en 1933. Al año siguiente se traslada de nuevo a Madrid y su obra comienza a tener el reconocimiento que se merece. Influido por el ambiente revolucionario de la II República y su amistad con Pablo Neruda, Miguel adoptará en lo sucesivo y hasta el final  de su vida el compromiso en la lucha de liberación del hombre por el hombre de todas las miserias materiales y espirituales a que le somete la opresión social.

En 1936 aparece El rayo que no cesa. donde la voz del poeta ya ha adquirido su propia personalidad. Cuando estalla la revolución Miguel Hernández se adhiere al PCE y se alista en el Quinto Regimiento de Milicias Populares. Soldado y comisario de cultura recorrerá los frentes, donde, llegando a las mismas trincheras, recitará sus poemas a los soldados.

En 1937 publica Viento del Pueblo, autentica poesía revolucionaria que ha ido surgiendo a lo largo del guerra. Refiriéndose a su propia obra, el poeta dirá que “había escrito versos y dramas de exaltación del trabajo y condenación del burgués, pero el empuje definitivo que me arrastró a escribir  mi poesía en forma de arma me la dieron aquel iluminado 18 de julio: intuí, sentí venir contra mi vida, como un gran aire, la gran tragedia, la tremenda experiencia poética que se avecinaba, y me metí, pueblo adentro, mas hondo de lo que estoy metido desde que me parieran, dispuesto a defenderlo firmemente.

Los últimos años de su vida serán trágicos para Miguel. Muere su primer hijo y nacerá el segundo al terminar la contienda. A la amargura de la derrota se añade la difícil situación que padecen su compañera y su hijo, mientras, una vez detenido, recorre diversas cárceles. El 28 de marzo de 1942, Miguel Hernández muere en la cárcel de Alicante a los 32 años, victima de la tuberculosis. Sus últimas obras. El hombre acecha y Cancionero y Romancero de ausencias expresan la angustia del poeta en tan difíciles circunstancias, y a pesar de todo, su fe en el hombre.

Enrique Alejandre Torija

NOTA; la foto está sacada del libro de Jesus Galvez Yagüe, “José Herrera Petere. Vida, compromiso político y literatura”. Ediciones de la libreria Rayuela. Sigüenza.2000.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. cascara permalink
    7 marzo 2010 9:45 pm

    Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz! ”

    cascara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: