Skip to content

Sobre la Huelga de Metro de Madrid

1 julio 2010

La huelga de los trabajadores de Metro de Madrid ha puesto de manifiesto que cuando existe conciencia de clase la unión de los trabajadores es una herramienta tan potente que ni siquiera las informaciones sesgadas de los medios afines a la derecha económica y política son capaces de doblegar la voluntad de un colectivo que ha demostrado que es posible plantar cara a las brutales agresiones del capitalismo.

Por parte de esos medios se ha tildado a los trabajadores de insolidarios, de llevar a cabo una “huelga salvaje” por querer mantener sus “privilegios”, practicando métodos “gangsteriles” para coaccionar y amedrentar a la ciudadanía.

Hay que recordar que el ejercicio del derecho de huelga está reconocido en nuestra Constitución y que los servicios mínimos deben ser negociados y no impuestos como han pretendido hacer en la Comunidad de Madrid la señora Aguirre y su Consejero de Transportes, el señor Echevarría.

El problema de fondo es que se han encontrado con la respuesta unánime de un colectivo que no se ha dejado pisotear y que puede servir de ejemplo para otros sectores y otros trabajadores que se habían acostumbrado a que el ejercicio de huelga esté cada vez más desnaturalizado precisamente por la imposición por parte de las patronales de unos servicios mínimos abusivos.

Es necesario que tomemos nota y que nos movilicemos para hacer frente a la voracidad del capitalismo, que no nos dejemos engañar cuando los gobiernos de turno nos tratan de convencer de que las medidas de ajuste son necesarias porque así lo exigen los “mercados”.

Esos mercados sí son salvajes porque están consiguiendo arrodillar a las democracias, imponiendo su dictadura y enriqueciéndose a costa de la mayoría de la población, esquilmando de paso los recursos que son necesarios para que el llamado estado de bienestar pueda seguir funcionando mínimamente.

Yo soy de los que estoy agradecido con la actitud de los trabajadores del Metro porque nos han enseñado el camino de lo que significa la solidaridad de un colectivo, la dignidad de sentirnos ciudadanos, la necesidad de plantar cara a las agresiones, y la fuerza de la movilización para defender nuestros derechos.

Emilio Tejero Gómez

Miembro del Comité Provincial del PCE de Toledo

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 1 julio 2010 5:30 pm

    Tú eres de los que estoy agradecido con la actitud de los trabajadores del Metro porque no vives en Madrid.

    Cabría preguntarse: ¿De qué se quejan estos trabajadores de metro? Podría parecer que respondiendo a esta incógnita resolveríamos el problema. Pero no, esa no es la pregunta. La cuestión es: ¿Podemos permitir que nos secuestren y nos utilicen como rehenes? ¿Podemos permitir que la gente humilde que tiene que ir a trabajar en metro -porque no puede pagarse un transporte privado- tenga que sufrir retrasos o pagarse un taxi? ¿Podemos permitir que se incumplan servicios mínimos en un servicio público tan esencial?

    “Si nos tocan los cojones, somos capaces de cualquier cosa”

    …dicen los sindicalistas. No es una declaración muy técnica, pero se entiende. Yo les animo desde aquí a que se planteen de qué somos capaces millones de ciudadanos si nos tocan los cojones a la vez. Al igual que en aquellas huelgas que sufrí en la universidad, están consiguiendo algo muy dificil (les felicito por ello): poner a todo el mundo de acuerdo. La mayoría de los usuarios del metro ya están de acuerdo en calificar a los trabajadores de metro como unos sinvergüenzas (por decirlo suavemente).

    http://elblogdelgatete.blogspot.com/2010/07/metro-de-madrid.html

    • Emilio permalink
      2 julio 2010 6:29 pm

      Sin ánimo de polemizar te respondo que lo que quieren los trabajadores del Metro es simplemente que se cumpla el Convenio Colectivo que tienen firmado.
      No sé si eres de los que les molesta más que no haya trenes o de los que les molesta que haya gente dispuesta a a defender sus intereses.
      En cualquier caso, esos “sinvergüenzas”, como tú les llamas, nos han hecho recordar lo que es una huelga, cosa que ya teníamos olvidada, en tu caso desde los tiempos de la universidad. Lo que ocurre es que las huelgas ya no se visualizaban porque se implantaban unos servicios mínimos abusivos, precisamente para que nadie se enterara de que había huelga.
      Estoy de acuerdo contigo en que se debe respetar el derecho de la gente a llegar a sus lugares de trabajo, pero eso se solucionaría si en este país tuviéramos una ley de huelga, pero por desgracia ninguno de los dos partidos que han gobernado hasta ahora (PSOE y PP) han querido desarrollar el artículo 28 de la Constitución. Ellos sabrán por qué. Quizá sea para que patronales como la de la comunidad de Madrid impongan unos servicios mínimos salvajes para cuando se incumplan tachar a los trabajadores de gangsters. El lenguaje barriobajero que emplean algunos huelguistas no es ni más ni menos que el que emplea la presidenta de Madrid, a pesar de su noble alcurnia. Será que se quieren poner a su altura.
      Por último, te sugiero que cuando dejes de ser rehén de esos “sinvergüenzas”, acudas a las oficinas del Consorcio Regional de Transportes para pedir que te apliquen en tu abono transporte el IVA superreducido, ya que lo consideras un servicio básico.
      Si el señor Consejero te lo concede, no tendré ningún inconveniente en darte la enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: