Skip to content

¿”Los mercados”? No somos “Mercancía”

20 diciembre 2010

En su proceso de derechización del Gobierno PSOE, los medios afines a Zapatero han encontrado una palabreja que les funciona mejor que el Abracadabra: “los mercados”.

Así, ya no se trata de recortar pensiones, aumentar la edad de jubilación, apretar las tornas a los trabajadores, etc., sino que son medidas que exigen los mercados.
Hay que abaratar el despido para tranquilizar a los mercados. Hay que subir el IVA porque así lo demandan los mercados. Hay que flexibilizar el empleo por imperativo de los mercados.
De esta manera, como un moderno Pilatos, el Gobierno Zapatero se lava las manos, justificando sus medidas antisociales con un resignado “lo demandan los mercados”.
Y la derecha de siempre, desde el PP hasta los católicos voceros de la moderación del PSOE, como Bono, pasando por los PNV, CiU, Coalición Canaria o cualquier otro grupito defensor de los valores sempiternos de la (su) patria, la (su) religión y la (su) familia, asienten complacidos, como queriendo decir, condescendientes: “¿Ves? Ya te lo decía yo. Lo de la izquierda es muy bonito, pero no funciona. Yo también quiero un mundo igualitario, pero la pela es la pela”.
Pero de que se alegre la carcundia nadie se sorprende (siempre han pensado así). Lo sorprendente es este Gobierno, que se las daba de izquierdista, inclinando la cerviz ante “los mercados”, haciendo una reforma neoliberal que ya hubiera querido Aznar.
Porque los mercados no son otra cosa que el tinglado que se ha montado el capitalismo, sólo que en lenguaje políticamente correcto. Los mercados son la gran empresa, la explotación y la desregulación de las relaciones laborales, son el despido libre y la privatización. Son los partidos de derecha que gobiernan Europa, aquellos que aplauden las medidas liberales y los derechazos, pues, ¿cómo no iban a aplaudirlos, si forman parte de su programa?
Precisamente por eso se distingue la izquierda: por intentar que los mercados sean regulados por la ciudadanía, para que seamos las personas quienes decidamos las relaciones económicas, y no al revés.
Porque, precisamente, no somos mercancía.
Jesus Patiño desde su Carne de Patíbulo.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: